Colocación de una placa en homenaje a Miguel Gila, en su casa de Zurbano del barrio Chamberí en la que vivió durante su infancia y juventud

Placa homenaje en

Placa homenaje a Miguel Gila en la casa donde vivió en Zurbano, Barrio de Cahmberí (Madrid)

 

Ayer lunes 30 de diciembre, por fin se colocó la placa homenaje a Miguel Gila que se aprobó por unanimidad en noviembre de 2017 en la Junta Municipal de Chamberí, para ser colocada en el edificio donde vivió Gila, hasta que a sus 17 años se alistó como miliciano para defender la Democracia y la República.

«La casa de ladrillo rojo» de la calle Zurbano 84 (entonces 68), donde vivió con sus abuelos, luce desde este lunes una placa en homenaje al genial Miguel Gila (1919-2001).

Así describía Gila su casa en su autobiografía “Miguel Gila. Y entonces nací yo. Memorias para desmemoriados”:

La casa de ladrillo del 68 de la calle de Zurbano con sus dos patios, sus cuatro escaleras y sus sesenta y dos viviendas, más la taberna del señor Urbelino y la tienda de comestibles del señor Andrés y la señora Edelvira, estaba habitada por familias de condición humilde, aunque algunos vecinos como los Tabares, tuvieran piano. La casa de ladrillo rojo de la calle de Zurbano era una isla pobre situada en un archipiélago donde había otras islas con palacetes de nobles, como el del conde de Alcubierre o palacios como el del conde de Romanones. En otras ilas habitaban políticos como Luis Bello, Niceto Alcalá Zamora, Ruíz de Alda y Francisco Largo Caballero, este último en una casa de vecinos de García de Paredes y grandes artistas como Sorolla y Mariano Benlliure….

…Vivíamos en una buhardilla, decía mi abuela que el vecino de arriba era Dios. La buhardilla tenía dos habitaciones, una cocina y un comedor. Los techos de cada habitación y el de la cocina y el comedor empezaban a una altura de cuatro metros y luego iban descendiendo hasta llegar a un metro setenta, más o menos. El lado bajito lo usábamos para las camas, el lado alto para los armarios de caoba, hechos por mi abuelo. Ni el comedor ni ninguna de las habitaciones tenían ventana, se ventilaban por un tragaluz que daba al tejado y por ese tragaluz, que en mi casa llamaban “montante”, entraba la luna blanca, cuadrada, a sentarse en los baldosines del comedor y de las habitaciones.

Sobre las tejas que formaban el techo de la buhardilla se acumulaba en los inviernos la nieve, y eso suponía vivir y dormir a veces con temperaturas de bajo cero. Mi abuela, con una plancha de hierro, calentaba las sábanas antes de acostarnos y luego nos metía en la cama, en la parte de los pues, una botella con agua muy caliente, Mis tíos, en invierno, se subían en una silla con una olla llena de café, sacaban medio cuerpo por el montante, le daban vueltas a la olla de café sobre la nieve acumulada encima de las tejas y hacían café helado, un lujo que no nos podíamos permitir en el verano, que es cuando hubiera sido lógico, pero en el verano no había nieve sobre el tejado. En el verano el sol castigaba y calentaba las tejas durante todo el día. Acostarse, dada la cercanía de la cama con el techo, era una verdadera tortura, pero milagrosamente uno se acostumbra a todo eso y lo acepta como algo natural…

Es una satisfacción que en el marco del centenario del nacimiento del Maestro del Humor se haya podido colocar la placa que nos recordará a todas a este gran cómico, humorista gráfico y escritor que nos hizo tan felices con su humor, que hoy continúa siendo vigente y que el veía así:

“Siempre he creído que el humor es la mejor terapia para la mente. Pienso que es un buen instrumento, no ya para solucionar los problemas sociales actuales, pero sí para ponerlos de manifiesto, para que la gente tome conciencia de que existen. Lo que pretendo a través del humor es una crítica social de lo que a mí me parece que no está bien.”

El concejal de Chamberí, Javiér Ramírez (PP) durante el acto en el que se descubrió el homenaje y en el que recordó que el Ayuntamiento de Madrid le otorgó en vida las medallas al mérito en el trabajo y al mérito artístico, dedicó unas palabras a Gila: «Queremos agradecer con esta placa su humor directo, que encandiló a generaciones de espectadores y que hoy en día sigue despertando en todos nosotros una grata sonrisa»

También asistió la concejala de Más Madrid,Marta Higueras, que en su intervención destacó que Gila «hizo reír a toda la familia» y también el carácter «pacifista» del homenajeado: «¿Quién no recuerda esos monólogos con un teléfono intentando parar la guerra porque iban a jugar un partido de fútbol o porque iban a almorzar?», se preguntaba. También se atrevió con una pequeña broma al estilo Gila que podemos ver en este vídeo:

 

 

 

Portal Zurbano 84, donde nació Miguel Gila

Portal Zurbano 84, donde nació Miguel Gila

Ver más

somoschamberi.eldiario.es Una placa para recordar a Miguel Gila en su casa de Zurbano 30-12-2019

europaress.es El Ayuntamiento rinde homenaje a Miguel Gila con una placa en la casa donde se crío en Chamberí 30-12-2019

Artículos relacionados en miguelgila.com

El Pleno de la Junta de Chamberí de Madrid ha aprobado instalar una placa en memoria de Miguel Gila en la calle Zurbano, donde se crió 22-11-2017

Comentarios Facebook

comments

MundoDeGila